WILDMIND MEDITACIÓN BUDISTA
Prctica de la Atención a la Respiración

 


Descubre los beneficios de la meditación con nuestro CD. La apacible voz de Bodhipaksa te llevará a la calma y la relajación. (En inglés).


¿Te gusta nuestro sitio? ¿Quieres saber más? Compra el libro "Wildmind: A Step-by-Step Guide to meditation". (En inglés)

Retroceder en la práctica

Diane, una de mis alumnas, reportó lo siguiente: “Esta mañana no fue fácil concentrarme; tuve que hacer un gran esfuerzo para mantenerme en la meditación. Resolví la situación bastante bien, al notar que estaba muy distraída y entender que hoy me costaría más trabajo evitar distraerme. No me juzgue ni me dio miedo pensar que mi práctica estuviera decayendo. Simplemente, acepté que no era uno de mis mejores días y seguí adelante”.

La práctica siempre tendrá sus altas y sus bajas. Es algo inevitable en el desarrollo de cualquier habilidad. Tendrás días buenos y malos. Al principio, creemos que las experiencias buenas y las malas aparecen de manera fortuita, como regalos (bienvenidos o no) de los dioses. Puede ser descorazonador. Piensas que vas muy bien; ayer tu meditación fue tan tranquila y la disfrutaste y, ahora, estás luchando por contar hasta tres y sientes que no vale la pena.

La forma en que Diane tomó sus altas y bajas es ejemplar. Lejos de perderse en estados reactivos de temor o sentirse mal consigo misma, sencillamente observó lo que sucedía y se dio cuenta que las condiciones en su mente, por la razón que fuera, habían cambiado y que el esfuerzo que tendría que hacer también sería diferente.

El cambio es inevitable. La vida nos reta. De nada sirve lamentarnos o resistirnos al cambio. Tenemos que aprender a aceptarlo, reconocerlo como parte de nuestra vida y responder tan creativamente como podamos, sin condenar, sin recriminarnos; trabajando con paciencia para resolver cualquier situación que se presente.

Algo más dijo Diane: “Supongo que asimilo lo bueno y lo malo. Quizá sea una atención más consciente de mi estado mental, cualquiera que sea. Procuro recordarme ser más amable conmigo, que lo “malo” en realidad no es distinto de lo “bueno”; simplemente es”. La meditación, ante todo, es el arte de relacionarnos con lo que es.